top of page
Search

Convertirse en Johnny Appleseed - Plantar las Semillas de la Llama Violeta - Parte I

Updated: Sep 3, 2023


Johnny Appleseed plantando semillas en todo Estados Unidos

Es probable que muchos de vosotros hayáis oído o leído sobre el héroe popular estadounidense Johnny Appleseed. Y quizás hayáis visto la entrañable película de animación de Walt Disney de 1948 sobre su vida <1>. En la película, un joven Johnny es inspirado por un ángel para dejar la comodidad de su hogar, ir al oeste y plantar manzanos para que los primeros pioneros y colonos americanos tengan algo nutritivo y sabroso que comer durante su viaje. Casi al final de la película, el ángel reaparece ante un Johnny mucho más viejo y le dice que su misión terrenal se ha cumplido y que es hora de volver al cielo. Al principio, Johnny duda porque no cree que su trabajo esté terminado; sin embargo, el ángel le dice a Johnny que en el lugar al que se dirigen hay pocos manzanos. En ese momento, Johnny coge su bolsa de semillas de manzana y acepta felizmente ir con el ángel.


No se sabe si estos encuentros angélicos ocurrieron realmente; sin embargo, sabemos que Johnny Appleseed vivió una vida extraordinaria y en la parte II de esta serie de blogs compartiremos cómo cada uno de nosotros puede beneficiarse viviendo y convirtiéndose más en su ejemplo.


Y por último, si eres un lector habitual de nuestro blog aquí en El Mundo de la Llama Violeta, sabes que compartir ejemplos cotidianos de por qué y cómo utilizar la llama violeta como parte de la vida diaria es parte de nuestra misión. La extraordinaria vida de Johnny Appleseed es uno de los mejores ejemplos que puedes seguir para empezar a plantar semillas de la llama violeta para que otros las descubran y se beneficien de ellas.


La historia de Johnny Appleseed


Johnny Appleseed nació como John Chapman en 1774 cerca de Leominster, Massachusetts. Su madre murió en 1776 y su padre, Nathaniel Chapman, fue un soldado de elite que luchó en la batalla de Bunker Hill y en otras batallas de la Revolución Americana.


Poco más se sabe de los primeros años de vida de John, pero al parecer recibió una buena educación que le ayudó en sus últimos años. A los 25 años, John se había convertido en cultivador de viveros y plantaba manzanos en el oeste de Nueva York y Pensilvania.


Cuando las ricas y fértiles tierras del sur del Territorio del Noroeste (que más tarde comprendería los estados de Ohio, Michigan, Indiana e Illinois) se abrieron a la colonización a principios del siglo XIX, John Chapman fue uno de los primeros en explorar el nuevo territorio. Durante casi medio siglo recorrió esta tierra y, a medida que llegaban los colonos, encontraban allí sus jóvenes manzanos. En los años siguientes, John pasó a ser conocido como el Hombre del Manzano, o Johnny Appleseed.


La forma de actuar de Johnny Appleseed era sencilla. Se adentraba en el desierto con una bolsa de semillas de manzana a la espalda hasta que encontraba un lugar propicio para la plantación. Allí despejaba el terreno cortando a mano las malas hierbas y la maleza. Luego plantaba sus semillas de manzana en hileras ordenadas y construía una valla de maleza alrededor de la zona para mantener alejados a los animales sin rumbo. Sus viveros variaban de tamaño. Algunos sólo tenían un acre o algo así, mientras que otros abarcaban muchos acres.


Hacía todo el trabajo él mismo, y vivía solo durante semanas, con la única compañía de los indios y los animales salvajes. Nunca llevaba una pistola o arma de ningún tipo. Los indios le aceptaban como un amigo, y se dice que a veces hablaba con los animales salvajes que le observaban mientras trabajaba en sus viveros. Sin duda, percibían su naturaleza amable y gentil.


Johnny Appleseed era un cristiano sincero, un hombre profundamente religioso que vivía según la Regla de Oro<2>. Nunca se casó, pero amaba a la gente y especialmente a los niños. A medida que los colonos se adentraban en el desierto, sus noches solitarias eran menos porque era un invitado bienvenido en cada cabaña. Muchas noches, después de una sencilla comida, embelesaba a los colonos con sus historias o les leía la Biblia y otras enseñanzas de sabiduría que llevaba consigo.


Johnny Appleseed soportó de buen grado las dificultades de su vida en el desierto mientras trabajaba para hacer realidad su sueño. Sus robustos árboles jóvenes aligeraron los corazones y levantaron el espíritu de muchos de los primeros colonos. Y gracias a su ejemplo, muchos de estos colonos también plantaron manzanos y otros árboles frutales alrededor de sus cabañas fronterizas para ayudar a crear un hogar permanente, acogedor y cálido.


No hay forma de saber con certeza cuántos millones de semillas plantó Johnny Appleseed en una misión que abarcó más de 100.000 millas cuadradas y 46 años. Esto fue simplemente su servicio a la humanidad: el amor, la fe y el manzano.

El manzano florece en Florecer en un huerto de manzanas

Mucho, mucho después,

cuando los colonos levantaron las vigas de las cabañas,

Preguntaron a los pájaros: "¿Quién dio este fruto?

¿Quién vigiló esta valla hasta que las semillas echaron raíces?

¿Quién dio estas ramas?" Preguntaron al cielo,

Y no hubo respuesta.

Pero el petirrojo podría haber dicho

"Hasta el más lejano oeste ha seguido el sol,

Su vida y su imperio acaban de empezar". <3>


Un petirrojo encaramado en la rama de un árbol

Créditos y recursos


Para saber más sobre el extraordinario hombre conocido como Johnny Appleseed, recomendamos la reseña biográfica publicada originalmente en la revista Harper's New Monthly Magazine en noviembre de 1871. Descárgalo aquí:

Revised Harpers Article1871
.pdf
Download PDF • 345KB

Imagen de Johnny Appleseed en "Pecos Bill and Other Tales" de Irwin Shapiro e ilustrado por Al Schmidt. (Golden Press, 1958).


Extractos de The Story of Johnny Appleseed. Festival Johnny Appleseed en Sheffield, Pennsylvania. https://www.johnnyappleseedfest.net/johnnys-story

<1> Johnny Appleseed - ¡Historias clásicas de grandes héroes americanos! De la colección American Legends de Disney.


<2> Regla de Oro - Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti" Se pueden encontrar varias expresiones de esta regla en los principios de la mayoría de las religiones y credos a través de los tiempos.


<3> "Elogio de Johnny Appleseed" de Vachel Lindsay (extracto)


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page